Ideas exentas de impuestos

En el modelo antiguo de gestión empresarial, era más común de lo deseable encontrar empresarios y directivos que creían que sus empleados tenían que estar “contentísimos” por el hecho de tener un trabajo.Sin embargo, en los últimos tiempos muchas cosas han cambiado, y el modelo de gestión de recursos humanos ha evolucionado, desde nuestro punto de vista favorablemente. No ha hecho falta que ningún “gurú” de los RRHH haya venido a decirnos que el estado de motivación de los trabajadores de una empresa es vital para la optimización de los recursos humanos y por tanto, de los resultados de las empresas.

Si trasladamos esta realidad a nuestras farmacias, resulta evidente pensar que, si los miembros de nuestro equipo de trabajo están desmotivados, estos no harán mucho más que cumplir con el expediente, trabajando lo justo y aportando poco o ningún valor añadido.

Así que, si pretendemos que el equipo de nuestra farmacia se entregue al 100% y además queremos contar con sus ideas, propuestas y en definitiva, con su valor añadido, tendremos que conseguir que cada farmacéutico y cada auxiliar de nuestra farmacia sea “ personal satisfecho y motivado”…. pero..

¿Cómo hacerlo?

Uno de los indicadores más determinantes a la hora de que un empleado se sienta satisfecho es, sin ninguna duda, el dinero.

Sin embargo, no es menos cierto que las personas, somos esencialmente emocionales, por más que la sociedad de consumo nos haya convertido también en seres altamente materialistas. La frase, mencionada hasta la saciedad, “EL DINERO NO LO ES TODO”, es tan cierta como la vida misma así que al margen de este factor, que admitimos que en ocasiones es difícil de llevar a cabo, hay otros muchos que pueden influir positivamente en la parte emocional de nuestros trabajadores, y por lo tanto, todo titular que se precie de aplicar una gestión moderna y eficaz en sus políticas de recursos humanos ha de hacer todo lo que esté en su mano por mejorar el estado de ánimo y satisfacción de su equipo de trabajo.

En el post de este mes hemos querido plasmar algunas pinceladas que consideramos indispensables en la gestión moderna de una farmacia y su equipo de colaboradores y que creemos mejora la motivación de los equipos y por ende, los resultados finales de cada ejercicio dejando al margen las “mejoras económicas”.

Es fácil que los mejores colaboradores de nuestra farmacia, en su sana intención de hacer mejor su trabajo y ser más eficaz, encuentre ideas de mejora que en la mayoría de las ocasiones caen en saco roto. Establezcamos pues mecanismos internos dentro de nuestras farmacias para escuchar, anotar, valorar y responder a los trabajadores y a sus ideas.

No nos limitemos a escuchar sólo a aquellos empleados proactivos que quieren trasladar sus ideas. Propongamos a cada miembro del equipo de la farmacia que traslade sus ideas y establezcamos reuniones periódicas u otros sistemas que nos ayude a canalizarlas.

Tenemos que reunirnos más con ellos y escucharles. Tenemos que abrir debates y someter a valoración aquellas ideas y propuestas que resulten viables, factibles y razonables.

Acabamos el post de hoy con un proverbio alemán que dice “LAS IDEAS ESTÁN EXENTAS DE IMPUESTOS” y que desde nuestro punto de vista resume muy bien el mensaje de nuestro post de hoy.

¡Hasta pronto!

 

Comunicacion_interna