¿SOMOS REALMENTE LOS LÍDERES DE NUESTRA FARMACIA?

Buenos días a todos.

Hoy os dejamos este artículo escrito por Carmen Palos Martín, Directora Operativa del Grupo Apotheka, a quien agradecemos su colaboración.

 

¿Somos realmente los líderes de nuestra farmacia?

Cuando estudiamos la carrera de Farmacia todos adquirimos los conocimientos  científico/farmacológicos necesarios  para cumplir poder desarrollarnos profesionalmente en el ámbito de la Farmacia Comunitario.

Sin embargo muchos estaréis de acuerdo conmigo en que faltaron materias relacionadas con los conocimientos que a nivel empresarial son también necesarios para poder gestionar un establecimiento de las características de una farmacia.Por eso, una de las preguntas con las que me gusta abrir las charlas que en ocasiones tengo la suerte de daros es…

¿Somos realmente los líderes de nuestra farmacia?

Trataré de contestar a esta pregunta  explicando antes algunos  conceptos, así como profundizando en los distintos roles profesionales que intervienen en la farmacia.

LA ZONA DE CONFORT

Llamamos “zona de confort” al estado mental donde nos acomodamos con nuestro trabajo actual, con nuestras aspiraciones cubiertas y sin presiones.

La “zona de confort” afecta a todos los niveles socioculturales y profesionales siendo la única diferencia las aspiraciones y valores de cada uno.

Permanecer en nuestra zona de confort es señal de miedos, de falta de confianza en uno mismo y de un claro conformismo pero hemos de reconocer que es una reacción absolutamente humana.

Podríamos concluir diciendo que la “zona de confort” es una justificación perfecta para no hacer, no crecer, no arriesgarse y no vivir nuevas experiencias.Si lo pensamos detenidamente, tiene su sentido evolutivo. Los cambios para los que  no nos encontramos preparados nos genera inicialmente una sensación de miedo y es totalmente humano, como ya apuntaba antes, evadirse y huir de esas situaciones refugiándonos en nuestra “Zona de Confort”.

Seguro que si cada titular traslada estos conceptos a su farmacia y lo encarna en sus colaboradores identificará claramente la llamada Zona de Confort. Pero… ¿Cómo conseguir que mi equipo se mantenga alejado de  su zona de confort?

A continuación expongo los que, desde mi punto de vista, son los roles que el titular debe adoptar para lograr que la parte más importante de nuestra farmacia, es decir, el equipo de colaboradores, salga de su Zona de Confort y por lo tanto aumente su motivación, su sentimiento de pertenencia al grupo y por ende, su nivel de implicación.

EL DIRECTOR

A menudo sucede que delegamos trabajo a personas que no están suficientemente preparadas para ejecutarlo. Estas personas tienen potencial, pero no conocen bien sus objetivos y carecen o no tienen claro su plan de incentivos.Nuestro objetivo como líderes debe ser  que nuestros colaboradores puedan comenzar a conquistar pequeños éxitos de una manera rápida.

Pequeños éxitos que mantendrán su motivación al máximo lo que lo llevará a tener más éxitos y entrar en el círculo virtuoso manteniéndoles siempre fuera de la zona de confort

Para lograr este objetivo como líderes necesitamos dirigir y dirigir supone , ser sumamente claros en la definición de funciones de cada colaborador así como en los objetivos a lograr y constante en la supervisión y evaluación del desempeño de funciones de sus colaboradores.

EL SUPERVISOR

El desarrollo de nuestra actividad entorno a este rol resultará clave.

Ser evaluado o supervisado   no resulta  motivador por lo que debemos intentar darle “la vuelta a la tortilla” creando sistemas de autoevaluación. De esta manera, serán sus propias aportaciones para la mejora de su puesto, sus ideas y su proactividad las que mantendrán su ánimo alto y por lo tanto su productividad y nivel de integración en el equipo.

Debemos establecer procedimientos para que los colaboradores se sientan felices con su desarrollo profesionales. Hemos de preguntarles puesto que ellos mejor que nadie conocen su día a día y son muchas las aportaciones positivas que nos pueden hacer llegar. Por lo tanto contemos con ellos.

Seguramente no llevaremos a cabo todas sus propuestas, pero serán escuchadas, evaluadas y por qué no, agradecidas.

EL ASESOR

Si logramos nuestro objetivo y mantenemos a nuestro personal con una actitud positiva, proactiva y les mantenemos fuera de su Zona de Confort, nos encontraremos con colaboradores que han sido bien guiados y preparados para desempeñar un papel de liderazgo paralelo al titular.

En esta fase ambos toman las decisiones juntos. El titular debe facilitar y servir como mentor, dando  ideas, estimulando y orientando a sus colaboradores hacia nuevos niveles de pensamiento.

EL AUTOSUFICIENTE

En esta fase, nos encontraremos con nuestros colaboradores en el estado de madurez deseado.En consecuencia, el titular puede entregar  responsabilidades al sus colaboradores con plena confianza de su criterio para emprender acciones y tomar decisiones.

El titular ya no necesita preguntar porque confía plenamente en su colaborador.

blog 2