EL EFECTO FIDELIZADOR DE UNA SONRISA

Seguramente todos hemos oído hablar hasta la saciedad del concepto de “fidelización” y seguramente también todos nosotros lo relacionamos rápidamente con alguno de los numerosos programas de fidelización que operan en nuestro sector con formato “tarjeta”.

Sin embargo, en FARMACTIVA, pese a ser pioneros en este tipo de programas y poseer uno de los más prácticos y eficaces del sector, nos gusta hablar de fidelización en términos más amplios y hoy queremos profundizar en este post en todos los ámbitos de actuación que pueden suponer un factor fidelizador en la relación entre pacientes y farmacias.

Empecemos pues por el que consideramos el factor fidelizador más importante que pueda existir: “el Recurso Humano”. ¿Cuánto fideliza una sonrisa? Realmente es algo difícil de cuantificar pero… ¿podemos medirlo? Podemos llevar a cabo análisis y sondeos de opinión entre nuestros pacientes, que traten de evaluar el grado de satisfacción de los mismos. También se pueden llevar a cabo estudios post implantación de un programa de fidelización y tratar de sacar conclusiones respecto al impacto sobre el ticket medio, el aumento de las ventas por categorías, la captación de nuevos clientes y un largo etc.

Sin embargo, nunca podremos medir en euros el factor que resulta determinante y sin el cual ninguno de los objetivos por los que se decide lanzar este tipo de programas será alcanzado: “El factor fidelizador de una sonrisa”

Y no hablamos de una sonrisa postiza de esas que se nota a distancia. Hablo de aquella sonrisa que acompaña una actitud, ésa que conlleva una manera de entender la vida en general y el trabajo en particular, la que germina de la propia vocación y culmina con la satisfacción de haber cumplido una misión personal y social.

Además de un metódico proceso de selección de personal que no estará exento de posibles decisiones erróneas es conveniente meditar profundamente sobre quienes son las personas que nos acompañan en nuestro proyecto, como son esas personas, que ambiciones profesionales y personales tienen y que se puede hacer desde la dirección técnica de la farmacia por disponer del equipo con mayor potencial motivándolo e incentivándolo de forma permanente.

Podríamos concluir diciendo que, la formación del equipo de colaboradores y un buen desarrollo de gestión por competencias que nazca de los propios deseos de cada miembro del equipo por prosperar en el terreno profesional, será clave para redondear un equipo óptimo y por lo tanto mejorar finalmente los resultados de la farmacia.

Esperamos que compartáis nuestra opiniones y aprovechamos la ocasión para invitaros a participar con nosotros en las redes sociales.